martes, 20 de septiembre de 2011

Un año después...

No quiero repetir la entrada anteriormente escrita, no es esa la intención. Si en el otro texto hablaba de un año desde el comienzo del Camino de Santiago, ahora hablo de su consecución.

Anteayer hacía un año que llegaba, a duras penas, al final de la tercera etapa, en Palas de Rei. Allí me esperaba mi hermano... Toño... mi HERMANO del alma. El pobre tuvo que esperar un buen rato porque yo no daba llegado, mis piernas no daban para mucho más y el camino hasta esa meta volante se me hizo interminable. Lo malo es que luego no nos daban de comer, decente, en ningún sitio a esa hora... bocatas y listos.

Justo un año después mi HERMANO vuelve a aparecer en mi vida... y vuelve a ser para acompañarme en algo que tiene que ver con mi reto-objetivo del Maratón del Miño. A él le he pedido que me acompañe en el entrenamiento largo, a mi lado en bicicleta y no ha tenido dudas en prestarse a ello, aunque el andar en bici le suponga dolor de rodillas y de... ¡casi 3 horas encima del sillín!.

Nos encontramos a eso de las 7:45 h. del domingo junto mi casa. Cogió mi bici, metió en su mochila mi avituallamiento líquido, un par de fotos para el recuerdo y ¡a por ello! Tocaba hacer unos 30 km a ritmo tranquilo sobre 3 horas. El recorrido que escogí fue salir del Parque Barbaña, ir hacia el Pabellón bajando la cuesta de Remedios y, desde ahí, dar dos vueltas al circuito que será el que toque hacer el día 2 de octubre en el Maratón. Luego vuelta por el mismo camino para completar 31 kms en 2h44'.

Todo el rato a mi lado, charlando juntos y haciendo que los minutos pasasen más rápidos y que los kilómetros no fuesen tan pesados. "Pásame la botella" en el km5, km10, km15, km21 y km26. Se paraba, rellenaba la botellita con isotónica de otra botella más grande y luego me la iba dando para que yo pudiese recargar. También hizo labores de reportero gráfico con fotos y vídeos.

Al final me encontré bien y me emocioné un poco con el ritmo ya que conseguí ir a una media de 5'25" al final sin sobrepasar la media de 150 ppm en cada kilómetro. Por esta razón tuve una pequeña riña de mi entrenador pues me había aconsejado hacer las 3 horas, con lo cual fui unos 20" más rápido por kilómetro y eso, sólo debo hacerlo en el Maratón... SI PUEDO.

GRACIAS TOÑO... igual no te lo agradecí lo suficiente, anteayer estaba cansado y ayer sólo pensaba en lo que conseguí y lo que podré conseguir, pero entiende lo agradecido que estoy de que estuvieses presente. El día del Maratón también estarás. Harás la andaina y, posiblemente, llegue yo a meta antes que tú... pero intentaré esperarte y poderte dar el mismo abrazo que el año pasado cuando llegaste de la mano de Mónica pero, en esta ocasión, para decirte: YA SOY MARATONIANO... gracias.


Antes de salir

Km25 llegando a Oira (2ª vuelta)

Km27 cruzando la presa de Velle (2ª vuelta)

Km29 llegando al Puente Romano y Pabellón.

Y se terminó... km31 en 2h44min...




2 comentarios:

  1. Gracias hermano....se agradecen las palabras chulas...Yo también te quiero...

    ResponderEliminar
  2. Vaya dos!!

    Así los quiero a todos.

    TOLEDANO.

    ResponderEliminar

Añade tu comentario... ¡siempre es bienvenido!